domingo, 10 de febrero de 2013

Un bautizo profético


A propósito del campeón, una significativa anécdota del día de su bautizo:

Cuentan que cuando los padrinos llevaron a la pila bautismal al pequeño hijo de don Gonzalo Vásquez y doña Herminia Cam, el párroco de Ancón protestó contrariado:

–¿Edwin? ¿Cómo que Edwin? El niño tiene que llevar uno de los nombres del calendario gregoriano.

El religioso no podía comprender cómo podían ponerle un nombre extranjero al pequeño.

–Como ha nacido en 28 de julio, tienen para escoger: Celso, Nazario o César. Ustedes dirán.

Don Gonzalo, al escuchar al sacerdote, trató rápidamente de negociar:

–¿Nazario Vásquez? ¡Ni hablar! Lleguemos a un acuerdo, padre. Que se llame César, como dicta el calendario gregoriano, pero que también lleve el nombre de Edwin, que es el que hemos escogido sus padres.

El sacerdote aceptó con desgano la propuesta de don Gonzalo. Pero antes de culminar con el sacramento, pronunció unas palabras que serían proféticas:

–Esos nombrecitos que me sacan… ¡Edwin! Ese nombre está bien para que suene en Inglaterra, pero no acá, pues, no acá…

¡Vaya si tenía razón el religioso! Un cuarto de siglo después, el nombre de Edwin Vásquez sonó por todo lo alto en el país británico: nuestro genial tirador obtuvo el oro olímpico en Londres 1948.


Entérate de esta y otras anécdotas en el documental Héroe Olímpico. La hazaña de Edwin Vásquez Cam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada